domingo, 18 de octubre de 2015

Alto Tajo, rincón de vida salvaje

Ruta CIRCULAR por el Alto Tajo (Guadalajara)
Corduente – Corduente (Guadalajara) – 117 km. (1.763m. acumulado +)
28/29/30 Septiembre 2015
Rodadores: Tomás López y José Antonio Moreno


La ruta del Alto Tajo la realicé hace varios años y me pareció lo suficientemente interesante como para volverla a repetir de nuevo y disfrutar de estos paisajes salvajes y espectaculares. En este caso la ruta es circular desde el pueblo de Corduente, un pueblo situado a 7km al Oeste de Molina de Aragón y al que llegamos cómodamente en furgoneta desde Elche. Aprovecho para agradecer la generosidad del padre de Tomás que nos viene prestando su furgoneta en las últimas salidas.

El Parque Natural del Alto Tajo esta ubicado casi en su totalidad en la provincia de Guadalajara. El parque nos ofrece, gracias a una pista adecuada para tal fin, el poder recorrer todo el cauce del rio Tajo en sus primeros kilómetros y disfrutar de unos paisajes absolutamente bellísimos. En nuestro caso, esa pista, y lo que supone disfrutar del río y todo el paisaje salvaje que le acompaña, la disfrutamos durante algo más de 25km. unos kilómetros que justifican sobradamente preparar y emprender este viaje. El resto de la ruta te proporciona poder conocer algunos de los 44 municipios que conforman el Parque Natural del Alto Tajo.


29 Septiembre 2015 (Primera Jornada)
Corduente 1.050m.- Taravilla 1.320m TOTAL: 40km.

Empezamos a pedalear al mediodía afrontando en esta primera jornada la parte mas dura de toda la ruta. Llaneando y con una meteo fantástica, a los pocos kilómetros pasamos por el Santuario de la Ermita de la Hoz, situada y prácticamente tallada, en el Barranco de la Hoz, a orillas del rio Gallo.


La carretera, con tráfico nulo, nos lleva en pedaleo suave por frondosas arboledas que nos hacen saborear el cambio de estación en el que estamos: Fuertes amarillos y suaves tonos rojizos, se funden con verdes perennes mostrándonos una postal que invita a parar y tomar una foto, algo que repetiremos a menudo durante la ruta.

Y por si faltaban colores, los fuertes grises y marrones que nos muestra las paredes desnudas y verticales del Barranco de la Hoz, se recorta en un cielo azul en el que empezamos a ver los primeros buitres Leonados, una imagen con la que nos familiarizaremos en estos días.

El primer pueblo por el que pasamos es Escalera, un pueblo muy cuidado y con aspecto de ser destino de descanso en verano, aunque ahora no encontramos absolutamente a nadie. Nada más salir del pueblo tomamos un pista que nos lleva por las primeras fuertes rampas y también por un laberinto de caminos en el que gracias al mapa que llevamos, conseguimos perdernos varias veces. Con paciencia, conseguimos encontrar el camino en descenso que nos lleva a Baños del Tajo, un tranquilo lugar en el que vemos a las primeras personas desde que salimos de Corduente.
Evidentemente, entablo conversación con el aldeano de turno que empieza a contarme un sinfín de anécdotas del pueblo pero en las que no puedo participar. El buen hombre ha encontrado a alguien que le escucha, y su verborrea es imparable. Lógicamente termino aburriéndome (y Tomás más) y muy educadamente me despido antes de que se haga de noche.


 Nuestro destino es el pueblo de Taravilla al que nos restan 5 km. y al que llegamos con la última claridad del día. Tenemos intención de buscar un bar para cenar y, si es posible, montar la tienda en algún lugar del pueblo que nos recomienden. El bar lo encontramos enseguida y el amable mesonero nos facilita todo lo necesario para que estemos lo más cómodos posibles: una mesa del bar para arrumbar todos los trastos que llevamos, y un aseo donde  poder acicalarnos un poco. Parece una tontería pero estos ofrecimientos son muy valiosos y los que nos tiramos algunos días al pedaleo, lo sabemos.
Después de una sabrosa cena (la sopa castellana estaba buenísima), montamos la tienda al lado del bar y pasamos una noche escuchando un chispeo que nuestra modesta tienda puede soportar y, de hecho, soportó.


30 Septiembre 2015 (Segunda Jornada)
Taravilla 1.320m.- Torete 960m TOTAL: 65km.
El día despierta de nuevo con un tiempo estupendo aunque algo fresquito todavía. Recogemos y tiramos dirección sur hacia un conocido enclave acuático en la zona: Salto de Poveda. Este paraje nos muestra consecutivos saltos de agua y enormes pozas de aguas más que cristalinas, unas pozas que piden baño pero… será otro día.

Seguimos pedaleando y por error, llegamos a Poveda de la Sierra después de subir unas cuestas de trofeo. Renegando desandamos el camino y tomamos la pista oficial que nos acerca al Tajo. Pedaleamos y ahora más que nunca, en la más absoluta soledad, algo a lo que ya nos hemos acostumbrado. Aunque tampoco es cierto del todo ya que desde el aire la compañía de buitres en sus eternos planeos, nos están acompañando en cada minuto del día. 

Estas aves, planeadoras por naturaleza, se valen para sus planeos de tres factores atmosféricos: La actividad térmica que el calor provoca en el terreno, el aire ascendente que las montañas originan y las ascendencias que la base de gruesas nubes, provocan. Con esto, estas aves pueden estar horas oteando el terreno a la espera paciente de la defunción de lo que sea para conseguir comida. Realmente gocé, como crío con zapatos nuevos, viendo el vuelo en libertad de estas espectaculares aves carroñeras e imaginando como se sentirían teniendo todo este bellísimo paisaje a sus pies.

En el pico de la montaña, se pueden ver varios buitres volando "a ladera"

Toda la pista requeriría bajar de la bici y acercarte a cientos de rincones que llaman nuestra atención, pero el día es corto y debemos de seguir. Hemos tenido mucha suerte con el tiempo ya que la luz que tenemos, la agradable temperatura y un cielo azul que nos acompaña, nos permiten obtener las preciosas fotografías que acompañan lo que escribo. 

 
Ya casi al final de la pista, observamos allá a lo alto, el espectacular mirador de Zahorejas, un punto que permite tener una visión aérea de esta maravilla de la naturaleza. No tenemos tiempo y tenemos que seguir.

Ahora ya por una carretera local, hacemos los últimos kilómetros del día que nos llevan al pueblo de Torete. En una zona recreativa techada, montamos nuestro campamento para pasar la noche a orillas del río Gallo.


31 Septiembre 2015 (Tercera Jornada)
Torete 960m.- Corduente 1.050m TOTAL: 12km.
La mañana la tenemos realmente fresca con no más de 6 grados. En estas fechas, esto significa cielo raso y, entrado al mediodía, buena temperatura. La ruta prácticamente se acaba y lo que nos queda ahora hasta la furgoneta es realmente un agradable paseo llano de 12km. Un paseo que nos permite terminar la ruta con el cuerpo en forma y saboreando cada curva y cada pedalada. Probarlo, hacer una ruta sin batir ningún record de kilómetros, tiene su punto también.


En torno al mediodía estamos ya circulando con la furgo en dirección a Cuenca donde queremos comer Morteruelo y Zarajos (como no). Una vez en cuenca decidimos dejar la furgo aparcada y buscar el restaurante que nos han recomendado. Este se encuentra en la parte alta de Cuenca, mas arriba incluso que el Castillo, y para allí tiramos. ¡Madre mia!, la subida no se acababa nunca y es tan empinada que la gente nos mira, es lógico, ni dios se mueve por estas calles con bici. Cuando llegamos, el camarero casi nos aplaude al vernos llegar, y no es para menos, la empinada cuesta supera un desnivel de 130m.
Despues de la subida, con Cuenca al fondo
Por suerte la comida ha merecido el esfuerzo y llegar hasta la furgo solo supone dejarnos caer hasta abajo y que los frenos aguanten. El resto, una amena charla con mi interlocutor tomas durante el camino de vuelta a Elche.

Reflexión. Mi rencuentro con el Alto Tajo me confirma las sensaciones que hace 17 años viví y que ahora he vuelto a sentir. Yo lo hice antes de que fuera declarado Parque Natural (año 2000) y esto se nota en la señalización, estado de la pista, refugios etc. Creo que ahora resulta más facil recorrer el parque y esto facilita, creo que en exceso, la afluencia de gente sin escrúpulos a la hora de cuidar este bello entorno. Después de las dos rutas anteriores pasadas por agua, en esta hemos encontrado una meteo que nos ha dejado grabado para siempre un paisaje exultante de color y contrastes, que han ensalzado más si cabe la majestuosidad del Alto Tajo.

Mas imagenes







2 comentarios:

  1. Ha sido un viaje muy placentero. Sin agobios por la lluvia, ni por horarios ni por nada, poco exigente en lo físico lo cual hace que se disfrute más a nivel mental y lúdico. Quiza esto sea algo subjetivo, para mi es así.
    En la primera jornada nos perdimos por las pistas que unen Escalera con Baños del Tajo. Mirando a nuestro alrededor vimos que la posición del sol no se correspondia con la dirección que debiamos llevar, tomamos dirección norte cuando debiamos ir al sur. A mi lo del sol y los puntos cardinales me lo explicaron en el cole, José tiene todo eso más a mano en su memoria. Hicimos un par de kilómetros de más por una pista en buen estado que nos ofrecia un buen paisaje de pinos y zarzas. Por esta zona vimos a ciervas corriendo cruzandose delante nuestro, lo cual siempre sorprende y alegra, y oiamos a ciervos berrear despertando nuestra curiosidad por saber donde estarán, lejos o cerca, para poder verlos.
    El señor entrado en años que se pegaba a José nos conto que su pueblo, Baños de Tajo, era el del engaño, pues allí no habia ni baños ni pasaba el Tajo. Era gracioso y con muchas ganas de contar sus historietas y chascarrillos. Llegamos a Taravilla, un pueblo que no me parece que tenga nada que reseñar a excepción de la amabilidad del mesonero y la buena sopa castellana que nos cocino su señora.
    El siguiente día fue de paisajes exuberantes con la pista hacía el Salto de Poveda, el propio salto y el GR 113 que nos ofrecia una postal tras otra. El discurrir del Tajo, sus pozas, sus paredes de roca, su vegetación... un deleite para los sentidos. Además la pista esta bien señalizada, en perfecto estado y cada pocos kilómetros encuentras refugios y meredenros
    Terminamos la jornada en Torete, un pueblo minusculo pero bonito, sin cobertura telefónica lo cual agobia un poco por querer saber como transcurre la vida por la civilización. Como hemos cambiado o nos ha hecho cambiar esto del puñetero movil.
    Cuando sobra tiempo te puedes permitir un homenaje como el que nos dimos en Cuenca. ¡Arriba el morteruelo! ¡Vivan los zarajos!
    Ya termino diciendo que ha sido una ruta increible, muy recomendable y que me encantaria en el futuro hacer lo que nos falta del GR 113.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ni cien mil palabras mas. Toma nota de que el proximo viaje lo relatas tu. Leyéndolo veo que olvide muchos detalles.
    Ah! y no te olvides que nos quedan muchos paisajes que descubrir y muchos caminos por pedalear...

    ResponderEliminar